fbpx
15 49.0138 8.38624 1 0 4000 1 https://vivirconpeques.com 300 true 0

4 claves para Conciliar Vida Laboral y Familiar

0 Comments

¿Alguna vez habéis visto un artículo dirigido a papás que trabajan ¿a qué no? ¿Por qué se llega a cuestionar la capacidad de la mujer para ser buena madre a la vez que empleada, jefa, compañera, en fin, una buena profesional?

Muy sencillo: porque aún hay que barrer muchas dosis de machismo que todavía nos afectan.

Aquí te damos unas sencillas medidas para que se mas fácil repartir equitativamente los roles familiares y profesionales.

Cómo son las madres trabajadoras

Un reciente estudio confirma que las mujeres tienen 5.5 veces más probabilidades que sus homólogos masculinos, de realizar todo o la mayor parte del trabajo doméstico a la vez que trabajan fuera de casa.

Muchas se ocupan de dejar y recoger a los niños del cole o la guardería, programar y asistir a las citas médicas, organizar las actividades extraescolares, comprar y organizar las comidas y la ropa, repasar los deberes, buscar cobertura en caso de imprevistos…

 Los jefes ni siquiera se dan cuenta de los sacrificios personales que algunas madres profesionales están haciendo por miedo a ser juzgadas, discriminadas o dejadas atrás.

Ser madre trabajadora a tiempo completo puede hacerte sentir culpable.

A veces, incluso se ven obligadas a poner el trabajo por encima de sus familias como cuando se saltan una tutoría o una representación de su hijo por una reunión de trabajo, o esas veces que no pueden recoger a su hijo del cole cuando se enferma.

Pues bien, hay que romper con eso, y debemos empezar haciéndolo nosotras mismas.

Aquí os dejamos las claves que podéis podéis poner en práctica y que estamos seguros que os ayudarán 🙂

1. Mentalízate de que puedes conciliar ambos ámbitos

Ser madre trabajadora a tiempo completo puede provocar sentimientos de culpa por la sensación de no estar haciendo lo suficiente ni en casa, ni en el trabajo.

Aunque respecto a las generaciones de nuestras abuelas y madres hayamos avanzado bastante, queda todavía mucho para llegar a la igualdad y equilibrio entre el hombre y la mujer tanto en el mundo profesional, como en las responsabilidades y las tareas parentales y domésticas.

Para hacer que los retos de esta doble vida sean más llevaderos y compartidos, la clave es buscar ayuda que necesitamos; crear una organización y planificación impecable y sacar lo máximo a las 24 horas encontrando así el equilibrio entre el trabajo y la vida familiar. Y eso comienza en casa. Se trata de colaborar a partes iguales, no solo de “ayudar”.

2. Dejar de sentir culpa

A veces nos exigimos demasiado y por mucho que nos esforcemos, no llegamos a evitar la sensación de no dar todo lo que nos gustaría ni como madre ni como profesional. Pero existe incluso un estudio que demuestra que las mujeres que trabajan y realizan sus aspiraciones personales están psicológicamente más preparadas para ser madres.

No te compares con otras madres. Pregunta a tus hijos cómo se sienten y déjate guiar por ellos. Si te ves tomando decisiones por culpa, no lo hagas, párate a pensarlo mejor y elige otra opción. No seas tan dura contigo, solo eres humana y haces lo mejor que puedes.

Los sentimientos de culpa son un desperdicio de energía. Hay que centrarse en el momento. Para poder hacerlo, hay que vencer el estrés, y cuidarnos: dormir suficiente y tomar regularmente algo de tiempo para nosotras. Darse un baño, un paseo o hacer deporte…

3. Organización del hogar

Recuerda que ese es tu tiempo, y ni tu pareja ni tú debéis renunciar a él. Es cuestión de organización. Debéis hacer un calendario que incluya las actividades semanales y también los vénetos importantes de la familia para tratarlos como si fuesen reuniones de trabajo. Por ejemplo, un cuadro semanal de las actividades escolares y extraescolares, y otro con una planificación del menú diario para cuatro semanas.

Así podréis hacer la compra de la semana, sin tener que pensar que se come cada día, y pedir incluso la compra por Internet. Lo que, además de ser muy cómodo, permite ahorrar mucho tiempo. Se pueden crear listas una vez y realizar compras posteriores solo en cuestión de minutos con ligeras modificaciones.

Y cuando cocináis, un truco que os salvará en más de una ocasión es preparar más cantidad y congelar una parte, incluso en porciones individuales, para consumir otro día. Una buena práctica, sí se puede, es dedicar tiempo por la tarde para estar en familia, y retomar ambos el trabajo una vez los niños estén en la cama.

Y el último truco en organización es preparar toda la noche anterior; las cosas del desayuno, la ropa, las mochilas, etc. Esto os permitirá evitar empezar el día con estrés y corriendo.

4. Ganar calidad familiar

Los griegos tenían dos palabras para referirse al tiempo: Cronos y Kairos. La primera se refiere al tiempo cronológico, la segunda, al momento indeterminado donde suceden las cosas más especiales.

Aunque tengáis un tiempo más limitado con vuestros hijos y familia podéis convertirlo en un tiempo de calidad para compartir momentos únicos: crear actividades dentro de la programación familiar como la noche de juegos de mesa, o desayunos especiales el fin de semana, la tarde de cuenta-cuentos o de película…

 Y por favor, acuérdate de lo que dicen en los aviones: Ponte la máscara de oxígeno primero antes de ayudar a tus hijos. No puedes dar lo mejor de ti si tú no estás bien. Empieza por cuidarte bien para poder cuidar de los tuyos.

Define y limita el tiempo que dedicas a ver tu email, las redes sociales o la televisión para tener tiempo con tu pareja. Evitar la multitarea, especialmente cuando estéis con los niños. En el trabajo no pierdas tiempo con reuniones innecesarias, navegando por Internet o comidas largas para tener una mejor productividad en un tiempo más concentrado.

Esperamos que este artículo te haya servidod e ayuda y que si es así lo compartas con tus amigos en tu red social favorita!! 🙂

Previous Post
Mitos del Autismo Más Comunes
Next Post
¿Cómo aliviar los cólicos del lactante?

0 Comments

Leave a Reply